Sociedad panameña dividida por impartir educación sexual en escuelas

La sociedad panameña amaneció hoy dividida por el apoyo y la oposición a impartir educación sexual en las escuelas públicas, tras diversas manifestaciones, incluida una multitudinaria marcha hasta la Asamblea Nacional.

“No a la educación sexual”, “Varón y hembra los creó Dios”, “Salvemos la familia” y “Defendamos la familia como Dios la diseñó”, se leía en algunas de las pancartas que llevaban ayer miles de personas vestidas de blanco, entre ellas centenares de jóvenes y niños, convocados por organizaciones religiosas.

“No he leído la Ley, pero creo en lo que dicen de ella mi gente de la Iglesia”, declaró una de las manifestantes a los periodistas, mientras el diario La Estrella hizo un sondeo a 17 de ellos y en todos los casos afirmaron no conocer el texto, pero uno de los encuestados aseguró: “mi pastor me explicó de qué se trataba y no quiero homosexualismo en mi casa”.

Por su parte, el pastor Manuel Ruíz, uno de los líderes de la protesta, declaró que la ley para la educación sexual en las escuelas afecta a la sociedad panameña, “la iglesia y los principios fundamentales cristianos; y la moral cristiana se respeta”.

Alto poder de convocatoria demostraron los organizadores de la manifestación, que fue respaldada por acciones similares en las provincias occidental y central de Chiriquí y Veraguas, respectivamente, lo que obligó al presidente del Parlamento Rubén de León, proponer retroceder el proyecto de ley a la comisión correspondiente.

Representantes de 46 organizaciones que apoyan la impartición de educación sexual en las escuelas, entre ellas de estudiantes universitarios, obreras y profesionales, hicieron un llamado a la separación del Estado y la Iglesia.

Corina Rueda, miembro del grupo El Kolectivo, señaló que desde 1999 se están discutiendo propuestas con el fin de tener una herramienta que oriente a los jóvenes y a los padres de familia, sin embargo, “la oposición radical de ciertos grupos no ha permitido que avancemos en el tema”.

Acusó a quienes se oponen a las iniciativas legislativa y de guías educacionales, de impulsar una campaña basada en “mentiras, manipulación de la información y tergiversación”.

Por su parte, Freddy Pittí, de la organización Juntos Decidimos, expresó que, como defensores de los derechos humanos, “tenemos una responsabilidad con el país”, no solo de evitar que se sigan incrementando las cifras de embarazos precoces y de jóvenes con enfermedades de transmisión sexual, sino también de poner fin a la perpetuación del ciclo de pobreza de los jóvenes.

En la corriente favorable a la urgencia de aplicar tales enseñanzas en la sociedad, con el inicio en las escuelas, el sociólogo Olmedo Beluche calificó de “fundamentalistas conservadores religiosos” a quienes recurrieron incluso a falsificaciones de los textos que adversan, para buscar adeptos a su causa.

Por su parte, el profesor Marco Gandásegui reconoció falta de coherencia en los mensajes de los que se oponen a la ley, pero “a pesar de ello, tienen un fuerte apoyo de fuerzas conservadoras que se refugian en antiguas posiciones de la Iglesia Católica y en los intereses de muchas congregaciones evangélicas”, aseguró.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s