EL COMERCIO ILEGAL EN VIDA SILVESTRE

28 de agosto de 2016. El comercio internacional de especies amenazadas y en peligro está regulado por la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de la Fauna y Flora Silvestres (CITES) que procura asegurar que el comercio internacional en animales y plantas silvestres sea legal, sostenible e identificable, y no perjudique la supervivencia de las especies en la naturaleza.

No obstante, el comercio ilegal en vida silvestre no se limita solo al tráfico en especies amenazadas. La venta de madera, leña y carbón procedente de la tala ilegal o el comercio de pescados capturados en zonas restringidas o por medio de métodos ilegales están, por ejemplo, también incluidos en el concepto de comercio ilegal en vida silvestre. Asimismo, es importante tener en cuenta que el comercio ilegal en vida silvestre también puede ser interno y muchos países tienen su propia legislación nacional.

Desafortunadamente, el comercio ilegal y masivo en vida silvestre ignora las leyes existentes y está prosperando. Esto significa que, cuando la gente compra productos de origen animal o vegetal obtenidos por la matanza o extracción ilegal de especies, es cómplice, consciente o inconscientemente, de la perpetuación de delitos contra la naturaleza.

¿POR QUÉ HAY TANTAS ESPECIES EN PELIGRO DE EXTINCIÓN?

El mundo se enfrenta a una amenaza sin precedentes para la vida silvestre. La pérdida de hábitat como resultado de la agricultura, la minería y la construcción de viviendas ha reducido drásticamente el espacio natural disponible para ella. La pérdida de espacio, el cambio climático y una demanda insaciable de productos de origen silvestre, en algunos casos alimentada por el crimen transnacional organizado, conspiran para tener un impacto dramático sobre los mares, las sabanas, los bosques y las llanuras de todo el mundo.

Los efectos son catastróficos: solo entre 2010 y 2012 se mataron 100 000 elefantes y se cazaron ilegalmente hasta 3 rinocerontes por día. Actualmente se anuncian extinciones locales todos los años y se cree que los pangolines son los mamíferos de mayor tráfico ilegal en el mundo. Esto supone una enorme carga para los países donde estas especies habitan naturalmente, agotando así los recursos ya escasos para intentar protegerlos.

¿POR QUÉ HAY UNA DEMANDA TAN ALTA DE VIDA SILVESTRE?

En algunas partes del mundo, hay una importante historia y legado cultural en torno a los productos de origen silvestre, como el marfil de los elefantes y los cuernos de los rinocerontes. Durante siglos, estos elementos se han utilizado en muchos lugares como íconos religiosos, para medicamentos y para expresar creatividad a través de intrincados tallados. Más recientemente, se han utilizado en artículos prácticos como bolas de billar, sellos, teclas de piano, piezas de instrumentos y decoración de armas de fuego.

Hoy en día, la vida silvestre y sus productos derivados se utilizan como artículos de moda, símbolos de estatus, animales domésticos, manjares de lujo, obsequios exóticos y, por parte de coleccionistas e inversores, como artículos de intercambio, donde se especula con el aumento de su valor.

El comercio ilegal no solo pone en peligro la supervivencia de las especies, también debilita el desarrollo y el sustento de las comunidades locales. Por ejemplo, el comercio ilegal en árboles poco frecuentes, como el palo de rosa, no solo destruye el paisaje de un hermoso bosque, sino también socava oportunidades de empleo en el comercio legítimo, contribuye a la corrupción y niega a los gobiernos la oportunidad de generar ingresos procedentes de las ventas legales.

A medida que la población humana continúa creciendo, con más y más personas que desean este tipo de productos, recae sobre nosotros la responsabilidad de estar mejor informados y tomar decisiones inteligentes que no amenacen la supervivencia de las especies y sus hábitats ni socaven el desarrollo sostenible.

¿QUÉ PODEMOS HACER?

Este comercio se nutre de la ignorancia, la indiferencia y la falta de respeto a las leyes que lo rigen. Por eso, cuanto más sepamos, mejor podremos ver cómo nuestras decisiones tienen un impacto significativo sobre la vida silvestre, la gente y el planeta. Afortunadamente, sí podemos poner fin al comercio ilegal de especies silvestres al:

  • estar mejor informados acerca del estado de las especies silvestres y los productos derivados;
  • apoyar a los gobiernos y a las comunidades locales para combatir el comercio ilegal de especies silvestres;
  • difundir el mensaje y animar a los demás a informarse mejor;
  • denunciar los delitos cuando seamos testigos, a través de la tecnología móvil y las líneas directas nacionales;
  • esforzarnos para reducir la pugna por tierra y recursos entre los humanos y la vida silvestre a nivel de la comunidad; y
  • tomar decisiones individuales que no amenacen las especies, como no comprar productos provenientes de la vida silvestre protegida por la ley, y apoyar a las empresas que demuestren cadenas de suministro sostenibles y políticas ambientalmente responsables.

Esta campaña forma parte de un ambicioso programa impulsado por la ONU que reconoce los delitos contra la naturaleza como graves y como una amenaza para nuestro desarrollo compartido sostenible. El nuevo programa 2030 de la ONU establece Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), que tienen un enfoque explícito en la protección de la integridad de nuestros ecosistemas al abordar los delitos ambientales, que tienen lugar tanto en tierra como en el mar. Los Objetivos establecen:

  • ODS14: “Conservar y utilizar sosteniblemente los océanos, los mares y los recursos marinos para un desarrollo sostenible”. Este objetivo busca poner fin a la pesca ilegal y furtiva, y a las prácticas pesqueras destructivas.
  • ODS15: “Proteger, restaurar y promover un uso sostenible de los ecosistemas terrestres, manejar sosteniblemente los bosques, combatir la desertificación, detener y revertir la degradación del suelo, y poner fin a la pérdida de biodiversidad”.

Uno de los objetivos de OSD 15 es: “Tomar medidas urgentes para poner fin a la caza ilegal y al tráfico de especies protegidas de flora y fauna, y hacer frente tanto a la oferta como la demanda de productos ilegales de la vida silvestre”. Usted puede formar parte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s