Fútbol contra el olvido

Hay vivencias que se fijan en la memoria para toda la vida. Momentos de gran felicidad o de gran dolor resisten el paso del tiempo. Las glorias y las decepciones deportivas también. Seguramente no puedas olvidar dónde estabas cuando Andrés Iniesta o Mario Goetze marcaron sus dramáticos goles del triunfo en la final de la Copa Mundial de la FIFA™.

Las grandes competiciones deportivas nos dejan huella. Aunque a veces, una enfermedad se empeñe en borrar esos recuerdos…

Ha pasado medio siglo desde que Martin Peters, Nobby Stiles y Ray Wilson festejaron sobre el césped del estadio de Wembley tras ayudar a Inglaterra a ganar el Mundial como país anfitrión en 1966. Lamentablemente, ellos no lo recuerdan bien. Les han diagnosticado la enfermedad de Alzheimer.

Una organización benéfica británica está aprovechando el 50º aniversario de aquella victoria para ayudar a mitigar los síntomas de la enfermedad a mucha gente, lo que implica un legado que va mucho más allá de lo deportivo, incluso medio siglo más tarde. La Sporting Memories Foundation utiliza el ‘recuerdo de los deportes’ para ayudar a aliviar el impacto de la demencia, la depresión y la soledad.

“El 50º aniversario llega en un momento en el que, desgraciadamente, se ha hecho público que varios jugadores de aquella selección inglesa padecen actualmente problemas de memoria y diagnósticos de la enfermedad de Alzheimer”, cuenta Tony Jameson-Allen, cofundador y director de la Sporting Memories Foundation. “Las imágenes, los objetos conmemorativos y los recuerdos se utilizan para suscitar más recuerdos y debates en nuestros grupos semanales para los aficionados al deporte más longevos, que se reúnen por todo el Reino Unido”.

Compartir experiencias
En Sunderland, una ciudad que albergó tres encuentros de la primera fase y un choque de cuartos, se pidió a los aficionados que se congregaran en un acto para rememorar la cita de 1966. Gente como Malcolm Bramley, que trabajó en el campeonato entre bastidores como subsecretario del Sunderland AFC; Ken Dodds, que fue ojeador de fútbol durante mucho tiempo; y James Goodings, antiguo abonado del Sunderland, acudieron para compartir sus recuerdos.

“Tenía que hacer de intermediario entre el terreno de juego y el centro de prensa”, explica Bramley. “Recuerdo que los rusos estaban en el estadio Roker Park; y el idioma era un problema tremendo. ¡Teníamos muchas conversaciones por señas más que otra cosa! Todo el mundo estaba entusiasmado con la llegada del Mundial a la ciudad. Había muchísimos aficionados italianos, y bastantes restaurantes italianos en el centro de la ciudad; debieron de sentirse casi como en casa”.

Dodds y Goodings fueron de los pocos afortunados que consiguieron una entrada para un acontecimiento, que hasta la fecha, sigue siendo único: Inglaterra en una final mundialista. “Fui en coche a Wembley desde Sunderland”, recuerda Dodds. “Al final estuve con un público mayoritariamente alemán, y lo pasé de maravilla con ellos; ningún problema en absoluto. Era un ambiente muy agradable. Nos tomamos un par de copas con ellos tras el encuentro”.

“Nosotros fuimos a Trafalgar Square después. Estuvimos allí horas, simplemente dando saltos aquí y allá como críos atontados”, recuerda Goodings sobre su experiencia posterior a la final. “Es algo que uno jamás olvidará. Fue absolutamente mágico. El recuerdo más vivo que tengo es cuando Geoff Hurst metió el último gol; fue un puro alivio”.

Grupos de recuerdo y apoyo
La Sporting Memories Foundation ha creado grupos que se citan semanalmente por todo el país para compartir este tipo de recuerdos. Quienes padecen la enfermedad de Alzheimer se reúnen para mitigar sus síntomas rememorando tiempos pasados. Los grupos también incluyen a los cuidadores de los enfermos para compartir métodos sobre cómo cuidarles mejor.

A John Larder le diagnosticaron la enfermedad de Alzheimer hace dos años, y Beryl, su esposa desde hace 48 años, reconoció los síntomas muy pronto, gracias a varias décadas trabajando como enfermera.

“Siempre ha tenido una personalidad simpática y encantadora”, explica Beryl. “Pero ahora las conversaciones son muy limitadas, y eso es un poco frustrante para mí porque soy muy parlanchina. Tienes que aprender a ser sumamente paciente, y creo que he sido amable, tolerante y servicial, pero la paciencia es algo que aún estoy mejorando”.

Beryl ya trabajaba de enfermera en 1966 y, para estar al tanto del resultado de la final, entraba y salía como una flecha de la única habitación del hospital que tenía televisión. Sus recuerdos de Inglaterra 1966, y los que van rescatando los demás, están ayudando a despertar los propios recuerdos de su marido.

“La gente que no vive con alguien con Alzheimer siempre se empeña mucho en darte consejos”, continúa Beryl sobre lo que supone cuidar a John. “En realidad no saben. Tienes que vivirlo para entenderlo. Toda la gente del grupo está pasando por lo mismo. En el grupo, las esposas compartimos nuestras historias; y te das cuenta de que no eres la única. No es que no te quieran; te quieren tanto como tú a ellos, pero simplemente no lo muestran”.

A Allan, el marido de Pat Robinson, le diagnosticaron Alzheimer hace cuatro años. “Sé que la cosa va a empeorar”, admite Pat. “He dejado muchas actividades que hacía antes, para las que ahora no tengo tiempo. No me atrevo a salir durante el día y dejarle solo”.

Pat descubrió los grupos de Sporting Memories este mismo año. “Allan no es un hombre que se haya apuntado antes a este tipo de grupos”, matiza. “Pero le gusta ir a éste cada semana, con su ambiente agradable y las ganas de hablar que tienen todos. Allí nos reciben muy bien. Vuelves a casa sintiéndote mucho mejor. Su vida es hablar de los viejos tiempos; eso es lo que normalmente rememoran. Los lugares que han visitado… cosas por el estilo. Sacar a colación el pasado, como hacemos en las sesiones, es una gran ayuda”.

Esos momentos deportivos históricos, incluso medio siglo después, tiene una influencia impagable en las vidas de mucha gente. Los héroes de Wembley en 1966 pueden estar orgullosos de su legado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s