DÍA INTERNACIONAL PARA LA REDUCCIÓN DE DESASTRES #DIRD2016 #VIVIRPARACONTARLO

13 de octubre de 2016, GINEBRA– El análisis de datos recopilados durante 20 años sobre 7 056 eventos de desastres, los cuales cobraron la vida de 1,35 millones de personas, muestra que los terremotos y los tsunamis son los desastres que ocasionan más muertes, seguidos muy de cerca de los desastres meteorológicos. Asimismo, el análisis revela que el 90 por ciento de las muertes por desastres ocurren en países de ingresos bajos y medios.

El informe titulado “Poverty & Death: Disaster Mortality 1996-2015” (Pobreza y muerte: Mortalidad por desastres 1996-2015) salió a la luz pública el día de hoy, fecha en que se celebra el Día Internacional para la Reducción de Desastres, como apoyo a una campaña dirigida a reducir la mortalidad que ocasionan los desastres en el ámbito mundial, en especial en las comunidades pobres.

El día de hoy, el Sr. Ban Ki-moon, Secretario General de las Naciones Unidas, describió el informe como una “denuncia irrefutable de la desigualdad.  Los países de altos ingresos sufren grandes pérdidas económicas por los desastres, pero las personas que viven en países de bajos ingresos lo pagan con sus vidas.”

“En este Día Internacional para la Reducción de Desastres, hago un llamado a todos los gobiernos para que trabajen con la sociedad civil y el sector privado, con el propósito de pasar de la gestión de desastres a la gestión del riesgo. Debemos pasar de una cultura de reacción a una de prevención y aumentar la resiliencia para reducir la pérdida de vidas”.

La cantidad de víctimas mortales que ocasiona un desastre está directamente relacionada con los niveles de ingreso y de desarrollo. Del total general de personas fallecidas en 20 años, hubo 1 221 490 muertes en los países de ingresos bajos y medios.

Durante este período, Haití, un país de bajos ingresos y que ha tenido que sufrir las consecuencias de un devastador terremoto ocurrido en 2010, tres años de sequías debido al fenómeno de El Niño y el impacto del Huracán Matthew la semana pasada, perdió más vidas debido a los desastres naturales que cualquier otro país, tanto en términos absolutos como con relación al tamaño de la población.

Ningún país de altos ingresos aparece en la lista de los diez primeros países con la mayor cantidad de muertes por desastres. Esta lista está encabezada por Haití, con 229 699 muertes, seguido de Indonesia, con 182 136, y Myanmar, con 139 515.  Estos países sufrieron los efectos de los tres mega-desastres ocurridos durante los últimos 20 años: el terremoto de Haití en 2010, el tsunami en el Océano Índico en 2004, y el Ciclón Nargis en 2008.

Otros países que ocupan los primeros lugares en la lista son China, con un total de 123 937 muertes; India, con 97 691; Pakistán, con 85 400; la Federación Rusa, con 58 545; Sri Lanka, con 36 433; Irán, con 32 181; y Venezuela, con 30 319.

Algunos países de altos ingresos figuran en una lista de los 20 desastres más mortales ocurridos durante los últimos 20 años, ya que la ola de calor que se produjo en el continente europeo en 2003 cobró una alta cantidad de vidas: en Italia hubo 20, 089 muertes; en Francia, 19 490; en España, 15 090 y en Alemania, 9 355. Japón también aparece en esta lista debido al terremoto y al tsunami de 2011, los cuales ocasionaron la muerte de 19 846 personas, según la base de datos EM-DAT que mantiene el Centro de Investigación sobre la Epidemiología de los Desastres (CRED), con sede en la Universidad de Lovaina, Bélgica.

CAMBIO CLIMÁTICO

A tres semanas de la Conferencia Climática COP22 en Marrakech (vigesimosegunda Conferencia de las Partes), el análisis destaca que la cantidad de desastres climáticos y meteorológicos ha aumentado en más del doble durante los últimos 40 años, pues estos eventos aumentaron de 3 017 entre 1976 y 1995 a 6 391 entre 1996 y 2015.

El Sr. Robert Glasser, Representante Especial del Secretario General de las Naciones Unidas para la Reducción del Riesgo de Desastres, afirmó que “la gran mayoría de las muertes relacionadas con los fenómenos climáticos ocurren en países de ingresos bajos y medios, que son los que menos contribuyen a la emisión de gases de efecto invernadero. Estos países se llevan la peor parte en cuanto a las muertes que ocasionan los terremotos”.

“Los terremotos y los tsunamis son responsables del 56 por ciento de la mortalidad total de los desastres en el ámbito mundial durante los últimos 20 años, pero en 15 de esos 20 años, la mayor pérdida de vidas obedeció a eventos meteorológicos extremos”.

Por su parte, la Dra. Debarati Guha-Sapir, jefa del CRED, comentó que “estas estadísticas sobre mortalidad originan implicaciones para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Las muertes que ocasionan los desastres son un fuerte indicio de la pobreza y del subdesarrollo, y el 90 por ciento de las muertes por desastres ocurren en países de ingresos bajos y medios”.

“Estas estadísticas son un indicio de las tendencias generales, pero no presentan un panorama completo ya que hay vacíos en cuanto a la notificación de la mortalidad de desastres, especialmente sobre las olas de calor, las cuales han predominado más durante los últimos 20 años. La tendencia estadística muestra que en promedio 327 personas perdieron la vida por cada desastre en países de bajos ingresos durante los últimos 20 años, casi cinco veces más que el promedio de víctimas en países de altos ingresos, en los cuales las pérdidas económicas fueron más altas, pero estos cuentan con sistemas de alerta temprana y una mejor preparación”.

El informe completo, que es el resultado de una iniciativa de colaboración entre la UNISDR y el CRED, está disponible en www.unisdr.org.

Acerca de la UNISDR: La UNISDR es la oficina de las Naciones Unidas dedicada a la reducción del riesgo de desastres y está encabezada por la Representante Especial del Secretario General de la ONU para la Reducción del Riesgo de Desastres. La UNISDR respalda la aplicación del Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres 2015-2030, el cual busca “la reducción considerable del riesgo de desastres y las pérdidas ocasionadas por éstos, tanto de vidas, medios de subsistencia y la salud como de bienes económicos, físicos, sociales, culturales y ambientales de las personas, las empresas, las comunidades y los países”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s